Inicio Vida Sana Urticaria: una difícil enfermedad de la piel

Urticaria: una difícil enfermedad de la piel

485
0

La urticaria –enfermedad cutánea que se caracteriza por ronchas en distintas partes del cuerpo- origina numerosas consultas a los servicios de urgencia porque el picor muchas veces resulta intolerable, tanto por la mañana como por la noche, lo que entorpece la concentración, el rendimiento y el bienestar.

En los casos crónicos y severos, el paciente incluso limita el tipo de vestimenta, las actividades sociales y su vida sexual. A continuación, la doctora Mónica De Gennaro, especialista en Alergia e Inmunología y subdirectora médica de la Fundación CIDEA, detalla las características de la urticaria crónica y la aguda, explica las posibles causas, los síntomas, cómo se llega a su diagnóstico y cuáles son los últimos tratamientos, entre otros datos relevantes.

 

La urticaria es una enfermedad de la piel caracterizada por la aparición de erupciones sobre-elevadas que se llaman ¨ronchas¨ o ¨habones¨, de color más claro en el centro y algo más rojo en sus bordes.

Esta patología presenta una alta prevalencia en la forma aguda y, se estima que del 15 al 24% de la población general lo sufrirá en algún momento de su vida. Las formas crónicas pueden afectar del 3 al 5% de la población general. Las ronchas varían en tamaño y aparecen y se desvanecen repetidamente a medida que la reacción sigue su curso.

Según la duración de los síntomas, esta enfermedad puede dividirse en dos formas de presentación: aguda que es cuando las ronchas duran menos de 6 semanas y crónica, cuando los síntomas persisten más allá de ese tiempo, llegando a veces a durar meses e incluso años.

Mirá también  Relación de los mosquitos con las mascotas

Se estima que, aproximadamente, la mitad de las urticarias crónicas duran menos de un año, aunque en el 11-15% persisten más de 5 años. Afecta a personas de cualquier edad y sexo, siendo más frecuente en mujeres.

Casi en la mitad de los pacientes, especialmente aquellos con formas crónicas, suele acompañarse en simultáneo de ¨angioedema¨, que es la hinchazón de lugares determinados tales como labios, párpados, lengua, genitales y extremidades. Ocasionalmente puede afectar a la laringe causando ronquera, estridor y disnea. Cuando el angioedema aparece sin ninguna manifestación de urticaria, debe investigarse otra situación diferente.

¨Por la intensa picazón y por su aspecto, que obliga al rascado permanente, se genera la falsa creencia de una enfermedad contagiosa, entonces se limitan las relaciones interpersonales, el tipo de vestimenta y el rendimiento escolar o laboral. Muchas personas con urticaria crónica suelen cancelar sus actividades sociales, incluso evitan ponerse traje de baño. Su vida sexual se ve severamente comprometida en casos crónicos y severos ya que se ve afectada su apariencia física por las ronchas y el angioedema, dañando así su autoestima¨, explica la doctora Mónica De Gennaro, especialista en Alergia e Inmunología y subdirectora médica de la Fundación CIDEA (MN 67934).

 

*¿Qué la causa? 

Las causas son muy variadas. La tendencia fue asociar a la urticaria a una alergia alimentaria, pero en base a múltiples estudios de la última década, las infecciones aparecen como causantes de manera frecuente.

En población infantil y en las formas agudas, las infecciones virales son los desencadenantes más comunes, luego alimentos y picaduras de insectos, reacciones medicamentosas o inmunológicas.

Mirá también  Mamá, más "Amada" que nunca

En los adultos suelen estar involucrados los medicamentos de manera más frecuente, como los anti-inflamatorios, pero también antibióticos y anti-hipertensivos.

Las parasitosis, trastornos de la glándula tiroides, algunas enfermedades sistémicas autoinmunes o malignas pueden presentar urticaria como un fenómeno asociado, sin ser la enfermedad principal.

Se pueden encontrar también factores físicos que la provocan, tales como el sol, el agua, el calor, el frío, la presión o fricción, o las vibraciones, y se denominan urticarias inducidas.

El estrés ha sido identificado como un factor desencadenante frecuentemente asociado a la urticaria pero no como única causa. El estrés puede empeorar el conjunto sintomático, pero a la vez los síntomas de la urticaria crónica generan estrés.

Por eso, es de gran importancia  tener recursos para manejar el estrés, tanto el externo como el que genera los síntomas de la propia enfermedad.

Fuente:

Fundación CIDEA (Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias). Asesoró la doctora Mónica De Gennaro, especialista en Alergia e Inmunología y subdirectora médica de la Fundación CIDEA. MN 67934.

Dejar una respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí