Inicio Espectáculos Cine: “El asesinato de la familia Borden”

Cine: “El asesinato de la familia Borden”

67
0

EL ASESINATO DE LA FAMILIA BORDEN es un thriller psicológico basado en el infame homicidio de la familia Borden en Fall River, Massachusetts, en 1892.

La película, que explora la vida de Lizzie Borden (Chloë Sevigny), se centra en el período previo a los crímenes y sus consecuencias inmediatas y revela los diferentes matices de la extraña y frágil mujer acusada del brutal crimen.

Lizzie, una mujer soltera de 32 años y marginada social, lleva una vida claustrofóbica bajo el control frío y dominante de su padre. Cuando Bridget Sullivan (Kristen Stewart), una joven doncella, viene a trabajar para la familia, Lizzie encuentra en ella un alma gemela y comprensiva, y una posible intimidad que florece en un plan malvado, y un final oscuro e inquietante.

COMENTARIOS DEL DIRECTOR

La primera vez que escuché sobre Lizzie Borden y del salvaje asesinato de su padre y su madrastra yo era niño. Crecí en una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra cerca de Fall River, donde los Borden habían vivido.

Mirá también  Vuelve "Bajo Terapia"

Mi madre coleccionaba y vendía antigüedades, y el piso superior de nuestra casa estaba lleno de muebles viejos cubiertos con sábanas blancas; terreno fértil para que mi hermano y yo inventáramos historias de homicidios ocurridos en nuestra casa y los fantasmas de las víctimas que aún vagaban por nuestros corredores. Lizzie Borden era un personaje frecuente en nuestras historias. Ella era una chispa oscura de inspiración en nuestros intentos de aterrorizarnos el uno al otro.

 

Cuando crecí, Lizzie seguía merodeando en mi imaginación, pero ya no me intrigaba tanto la brutalidad sino que me enfoqué en comprender qué fue lo que motivó ese acto tan espantoso.

Esa historia de fondo es precisamente lo que quise explorar en EL ASESINATO DE LA FAMILIA BORDEN: entender a Lizzie en un contexto tanto histórico como psicológico, explorar el marco de su motivación potencial y, si de hecho cometió estos crímenes, cuestionar el modo en que ciertos impulsos tan peligrosos podrían comenzar a manifestarse en alguien.

Abordé el material con la esperanza de que el público viera la película y aún se preguntara si ella era en realidad una sociópata, o si se trataba de un alma quebrantada obligada a hacer lo que fuera necesario.

Mirá también  Ultimas semanas de Bossi en Mar del Plata

 

Quería acercar a la audiencia a Lizzie y su vida, ponerla en una habitación con ella para que su análisis de las circunstancias se sintiera casi como en primera persona en lugar de distante e imparcial. Con ese fin, hice hincapié en su rutina diaria y en la quietud y la claustrofobia de su hogar, permitiendo que la narrativa se desarrollara con cierta moderación y una sensación de temor en aumento.

Como resultado, hay una conciencia intencional de la cámara que, a veces, permanece en tomas ininterrumpidas permitiendo que los ojos de los espectadores vaguen dentro del marco, observando detalles que de otra manera podrían pasar desapercibidos, fomentando la introspección y la incómoda sensación de que estás invadiendo la privacidad de los personajes.

Creo que nuestros verdaderos temores se revelan en la manipulación sutil y amenazante de lo ordinario, cuando las circunstancias, aunque terribles, se basan en el realismo.

– Craig William Macneill

 

Dejar una respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí